viernes, 23 de julio de 2010

Cuestión de violines



Mientras recabo información sobre la violinista MASHA DIATCHENKO para incluirla en el blog de Mujeres Instrumentistas leo una noticia referente a su padre, con fecha del 2 de noviembre de 2008, que me ha impactado. Copio y pego literalmente el texto de www.elsemanaldigital.com, no siendo la única fuente de información, ya que este hecho ha cubierto muchos metros de papel impregnado de tinta. Dice así:


Suicidio de un discípulo de Von Karajan, estafador de violines falsos

El maestro de música ruso Sergey Diatchenko vendía a sus alumnos violines sin valor, comprados en anticuarios y mercadillos por mil euros, a precio de piezas únicas.

En la casa de Diatchenko fue hallado un Stradivarius, de incalculable valor, y un Amati, probablemente una pieza robada en los años 70.

Toda una vida dedicada al violín y de orgullo por haer sido discípulo en Moscú del maestro austríaco Herbert von Karajan, para acabar sucidándose en su casa de Roma, en la que permanecía arrestado por la presunta venta de violines falsos a un alto precio a sus alumnos.

La mujer y el abogado de Sergey Diatchenko, que en esos momentos preparaban su defensa, encontraron al músico colgado de una viga de uno de los dormitorios de vivienda, según publica el diario italiano Corriere della Sera.

Diatchenko, padre de la violinista Masha Diatchenko y fundador de la asociación "Art Music" de Roma, fue arrestado el pasado domingo a la salida de su domicilio, situado en un céntrico edificio de Roma, con 20.000 euros escondidos en un maletín.

Tras la detención, la Policía encontró en su casa 197 violines que el maestro había ido comprado en varios anticuarios y también en el popular mercadillo romano Porta Portese, y que, según los investigadores, tenía pensado vender como piezas exclusivas.

Entre los instrumentos hallados en la vivienda figuran también el Stradivarius con el que tocaba Diatchenko y un violín Amati, que, según la Policía, puede ser el que fue robado a los herederos del maestro italiano Niccolò Paganini (1782-1840) en los años setenta.

La investigación comenzó después de que uno de sus alumnos dio la voz de alarma tras acudir, junto a un amigo, a un experto tasador, que le dijo que su violín, comprado a Diatchenko, valía apenas mil euros, cuando él había pagado 120.000 euros por una supuesta pieza única, un Guadagnini de 1784.



La verdad es que la noticia es bastante triste e impactante y de ella me surgen un montón de reflexiones desde distintos puntos de vista. En este caso, y para no extenderme mucho, yo me voy a quedar con dos de ellas:

1. Por un lado, la venta de violines es un mundo complicado y pantanoso en el que hay que caminar con los tobillos bien sujetos si no queremos que el fango nos llegue hasta la rabadilla . De todos los instrumentos musicales el violín es el King de la especulación y de los timos, además la palabra "luthier", para los amateurs al mundo de las cuerdas, causa el mismo efecto que para los religiosos las palabras del sacerdote en la homilía, es decir "Amén".
Para ver como anda el negocio de los violines de segunda mano sólo hace falta escribir en el Google "vendo violín stradivarius" y aparecen miles de anuncios de gente sin escrúpulos con fines lucrativos contando historias tipo " era de mi bisabuelo que lo heredó de un tío suyo, el cual había sido un prestigioso violinista en el siglo XIX" ó , " al mudarme a casa de mi abuela lo encontré en un desván, lo llevé a un luthier y me lo autentificó con fecha de 1735 diciéndome que era el modelo Lamoureux ". ! Qué casualidad! Siempre que hay un anuncio que define el año y el modelo se puede comprobar en wikipedia o en otras fuentes, que corresponde a un modelo, el cual ha sido etiquetado como desaparecido o robado. pero si el señor STRADIVARI fabricó poco más de 1000 violines (que ya es bastante, teniendo en cuenta sus métodos) y 500 están catalogados y a buen recaudo ¿cómo es que aparecen unos cuántos miles de anuncios? Y es que esos "500" que han desaparecido producen mucho morbo y crean una gran brecha para dar lugar al misterio que tanto placer nos produce a los humanos y ya de paso a la especulación. ESPECULACIÓN con mayúsculas es lo que ha hecho el señor este en cuestión, el cual se aprovechó de su buen nombre y de su reputación a la par que de la inocencia y la buena fe de sus alumnos, para comprar algún palacete, algún coche de lujo o ¿ qué se yo?, porque creo que para comer no era.


2. Mi otro punto de vista es sobre MASHA DIATCHENKO , una violinista excepcional que ha trabajado muy duro para conseguir una merecida reputación. Ha tenido oportunidades que a otras personas se les niegan sólo por su cuna, y su apellido le ha abierto muchas puertas, cierto. Pero también es cierto que el camino lo ha tenido que recorrer ella por sí sola, no es posible ser un virtuoso de ningún instrumento si no le dedicas muchas, muchas horas (leerse el capítulo de "La regla de las 10.000 horas de Malcolm Gladwell) por muy buenos profesores que hayas tenido y muy buen instrumento a tu disposición. Y si su apellido le abrió muchas puertas ahora se las cierra de golpe y porrazo y concluyo diciendo que la vida es muy injusta con esta excepcional violinista, la cual ha quedado manchada para el resto de sus días sin ser culpable de nada. Si se hubiera dedicado a otra profesión probablemente después de un tiempo- una vez superado el trauma del suicidio de un padre- poco a poco se abriría su propio camino y lo superaría pero, MASHA DIATCHENKO nació para ser violinista.


En este vídeo se puede apreciar la calidad de la violinista cuando tenía 14 años.

2 comentarios:

Boris dijo...

no habia leido esta noticia,me da mucha pena de todos los que hicieron un fuerte desembolso economico por algo que realmente no lo merecia,que bien que la policia puso fin a eso porque sino nunca habria parado.

masha es muy buena violinista,siento mucho todo lo ha tenido que sufrir por lo de su padre

Anónimo dijo...

que hijooputa el tio